sábado, 9 de septiembre de 2006

Aquí me las de todas (10 / 9 / 2006)


Piden demasiado

Total que España es tan diva que la bilis se le sale por el teatro. Boadella no puede representar en paz en Cataluña porque le vetan en la autonómica y los independentistas le pululan los actos públicos. Y es por protestar porque dice que los nacionalistas defienden los derechos de territorios en vez de los de las personas. En ERC tiene un concepto tan raro de la izquierda que sostienen que un obrero de Hospitalet es un rico productor de abundancia en peligro de asalto; mientras que, los dueños de ALSA, por poner un ejemplo, pertenecen a la mendicante clase de los asturianos. Piden de más, pero ya lo sabíamos.
Por cosas así, surgen gentes catalanas que se rebelan, se hartan de la omnipresencia nacionalista y van a poner los dedos en todas las llagas. Pepe Rubianes se lanzó en TV3 a decir burradas sobre España (si lo que dice de España lo dice otro de Cataluña, no lo cuenta), allá él. Ahora la ultraderecha –que le cogió afición a poner bombas en teatros, ahí los ejemplos de Leo Bassi, por La revelación o Iñigo Ramírez de Haro por Me cago en dios-- revienta sus actuaciones en Madrid con la anuencia de Gallardón, que se las da de centrista.
Como suele dar pereza pensar, muchos se creen que el enemigo de mi enemigo es mi amigo y, por las tontunas de Rubianes, los más vapuleados por la tribu no creen que sea para tanto.
Es decir, los nacionalistas quieren impuestos por nación en vez de renta, y los no nacionalistas que achantemos con la reserva espiritual del facherío de Occidente. Definitivamente, todos piden demasiado.

1 comentario:

elGuiter dijo...

Karismático, menos celebrallo y más invitar a jalar a los kolegas