sábado, 16 de septiembre de 2006

Aquí me las den todas (17 / 09 / 2006)

De piedras y de manos

Bueno, pues ahora el mundo islámico --que podríamos llamar licenciado vidriera, por lo flojos que andan para recibir críticas-- la ha tomado con el Papa Ratzinger, porque hizo no sé qué crítica a Mahoma y ahora le llueven amenazas y quema de banderas.
El caso es que, no muy atrás, cuando los musulmanes estaban ofendidos por aquellas caricaturas danesas, el Vaticano vio en el episodio un buen ascua para su sardina y, lejos de apostar por la libertad de expresión o callarse, sacó a un grave portavoz ecuménico que reclamó leyes especiales para que no nos pudiéramos reír de las religiones. Dan ganas de decir que cada palo aguante su vela y allá todos ellos; pero no, porque es que luego saltan por los aires personas que no tenían ninguna vela pero se tienen que ir de entierro.
A los católicos de hoy les gusta dárselas de civilizados y les chincha que les menten las cruzadas o la inquisición (que aquí en España duró hasta el siglo XIX). No hay que irse tan lejos, resulta que todavía se están sacando de las cunetas hispanas fusilados en el nombre de dios y este mismo año le pusieron una bomba en el teatro a Leo Bassi gentes de mucha misa.
Dice el portavoz de los musulmanes en España que el Islam es una religión de paz "como su propio nombre indica". Bueno, pues no. Hasta donde yo sé, islam significa sumisión; no sé qué concepto de paz tiene ese señor. En esta pelea todas las manos se esconden para tirar la piedra; y hay que decirlo así, porque hay una progresía idiota que le sonríe a Hizbula lo que no le permite a los jesuitas.

No hay comentarios: