sábado, 2 de septiembre de 2006

Elogio de la Pley (!)

Aquí estamos midiendo audiencias¶
en cuotas de pantalla, calculando ti_¶
radas de ediciones...vanas matemáti_¶
cas de contar tablillas de arcilla con¶
escritura cuneiforme cuando lleva¶
tiempo grabando una imprenta.
Todavía nos maravillamos de con_¶
tar por millones los espectadores de¶
auténticos bodrios televisivos mien_¶
tras que en la realidad, los más jóve_¶
nes se refugian navegando --los an_¶
glosajones dicen surfeando-- en la¶
red o con el más importante artefac_¶
to de ocio desde la llegada de la tele_¶
visión: la pley, o sea la ‡2Play station‡1.
Quizá piense que se trata de un¶
asunto de infantes imberbes pero no¶
es así. Como bien explica ‡3Gonzalo¶
Suárez‡1 (hijo), el autor de ‡2Comandos‡1,¶
la mayoría de los jugadores superan¶
la treintena. El cine es el arte total,¶
los videojuegos modernos han dado¶
una paso más al permitirte vivir tu¶
propia película. La ‡2inteligencia‡1 es_¶
pañola y asturiana --que roza la se_¶
nectud sin darse cuenta-- vive ajena¶
a esta certeza.
La ‡2pley‡1, como cualquiera de sus¶
variantes comerciales, otros mode_¶
los, otras marcas; pudo llegar a¶
anunciarse parafraseando el¶
monólogo final del replicante en¶
‡2Blade Runner‡1. Al verlos, a esa nueva¶
generación de ciberjugadores, nun_¶
ca diríais que han navegado cien¶
mares o conquistado mundos; pero¶
es así.
La tecnofobia secular de nuestro¶
país hace que la mayoría de esa ob_¶
soleta ‡2inteligencia‡1 sólo encuentre¶
problemas en los videojuegos. De_¶
masiada violencia, demasiado sexo,¶
los fantasmas de siempre repetidos¶
por personas que nunca han em_¶
puñado un ‡2joystick‡1.
También los treintañeros se que_¶
darán atrás. Los más pequeños aho_¶
ra conocerán formas de ocio que no_¶
sotros no podemos soñar. Es necesa_¶
rio empezar a tomarse en serio las¶
cosas broma (y viceversa). Quiero un¶
presidente que sepa jugar a la ‡2pley‡1.
ELOGIO DE
LA ‡'PLEY'

LUIS
Ordóñez

1 comentario:

Anónimo dijo...

Comentario de prueba