sábado, 2 de septiembre de 2006

Los verdaderos perseguidos

Hace muchas décadas que nadie¶
quema una iglesia en España. Que¶
sea por muchos años, ojalá no vuel_¶
van a repetirse burradas semejantes¶
nunca más. Sin embargo, numero_¶
sos medios católicos se han pasado¶
los dos últimos años repitiendo has_¶
ta la saciedad que están siendo ata_¶
cados, poco menos que perseguidos¶
y que resulta muy duro decir que¶
uno es religioso en la sociedad ac_¶
tual.
El caso es que esta semana le pu_¶
sieron una bomba debajo del escena_¶
rio a ‡3Leo Bassi‡1, un cómico que re_¶
presenta un espectáculo abierta_¶
mente antirreligioso al que, fíjese,¶
no es obligatorio ir si no apetece pe_¶
ro que a determinados integristas¶
les parece suficientemente ofensivo¶
como para justificar llevarse por de_¶
lante al payaso y a su público en un¶
sólo fogonazo.
Claro, ahora todos dicen que con_¶
denan el atentado pero, ¿no había_¶
mos quedado en que hay una línea¶
muy fina entre incitar al odio y lle_¶
var a cabo un asesinato? Con la crisis¶
de las caricaturas de Mahoma todos¶
los monoteísmos se han unido para¶
reclamar respeto a sus símbolos. Pe_¶
ro primero hay que respetar la vida¶
de las personas y la libertad de las¶
ideas. En ambos asuntos, todas las¶
religiones tienen mucho que apren_¶
der.
Hay que solidarizarse con los¶
católicos en China, con los musul_¶
manes agredidos en Londres, con los¶
sij vapuleados en EEUU por llevar¶
turbante. Pero en España déjense de¶
bromas. La bomba la han puesto en¶
un espectáculo ateo. Lo más proba_¶
ble es que haya gente que confunda¶
ser perseguido con no poder perse_¶
guir. Vayan a mirárselo.

No hay comentarios: