jueves, 28 de septiembre de 2006

No quiero Leonor, quiero presidenta


La verdad es que no se puede introducir más igualdad en la monarquía. Al menos si tenemos cierto respeto a la semántica. La monarquía se basa precisamente en la desigualdad: un ser humano, por el mero hecho de nacer dentro de una familia determinada, goza de los privilegios de una vida regalada y el gobierno (aunque sea bajo control parlamentario) de una nación. Este sistema, a estas alturas de la vida, no se sostiene, pero tiene sus adeptos entre los que gustan del cotilleo, y la anuencia general de la gran mayoría de la gente que, simplemente, no quiere meterse en líos.
En fin, que yo soy contrario a cambiar la Constitución para eliminar la prevalencia del varón en la sucesión dinástica. Y soy contrario porque presentar este cambio como un logro para la mujer es una chorrada y algo realmente ofensivo. Yo prefiero una presidenta de la República a una reina.
Es curioso como el feminismo de muchas se acaba en pedir que Leonor luzca nuestra corona. Que no, que no. La monarquía es desigual y si no les gusta, pidan república. ¿Por qué nadie ha pensado en cambiar la Constitución para establecer la prevalencia de la mujer sobre todos los niños varones de la familia real? Eso sería más coherente; primero con la monarquía, y después con el nuevo feminismo que reniega de la igualdad para pedir privilegios.

No hay comentarios: