domingo, 3 de septiembre de 2006

Orgullo celiaco

Los celiacos no pueden tomar glu_¶
ten, que está en el trigo. La Iglesia¶
católica dice que el trigo es impres_¶
cindible en las hostias como Dios¶
manda y que los niños que vayan a¶
hacer la primera comunión y padez_¶
can esta enfermedad tendrán que to_¶
mar solo vino consagrado. Qué raro¶
es Dios, que se empecinó en el trigo,¶
habiendo hecho también él a los ce_¶
liacos a su imagen y semejanza.
Hay católicos celiacos que acep_¶
tan sin más la comunión con vino y¶
en paz. Otros, heréticos ellos, piden¶
que se permitan hostias a base de¶
maiz con un mínimo de gluten (lo¶
justito para contentar al dogma, que¶
peor es pasar un camello por el ojo¶
de una aguja). ¿Tendrán que mani_¶
festarse estos celiacos para que les¶
hagan caso, tendrán que exigir su¶
día del orgullo celiaco?
Desde luego, dónde vamos a pa_¶
rar, los celiacos estos son unos vicio_¶
sos que insisten en lo suyo sin parar_¶
se a pensar que si el creador quiso¶
trigo sería por algo; y que otra cosa¶
nos llevaría a la destrucción, qué se¶
yo, de la familia por lo menos, cuan_¶
do no de la unidad de España. Los¶
que sean celiacos pues muy bien, pe_¶
ro en su casa; y que por lo menos no¶
lo exhiban por ahí dando mal ejem_¶
plo, que luego a lo mejor, a las men_¶
tes más inmaduras les da también¶
por ser celiacas. Seguro que la Uni_¶
versidad San Pablo CEU tiene un¶
doctor o psicólogo capaz de hacer¶
ver a estos celiacos lo errados que¶
están y la moneda falsa que supo_¶
nen las hostias de maiz, que, para¶
más inri, es un vegetal que que vie_¶
ne de América y seguramente atenta¶
contra las raíces cristianas de Euro_¶
pa y sus trigales. Lo más natural.

No hay comentarios: