domingo, 3 de septiembre de 2006

Rinocerontes de Oviedo

Pues yo firmo aquí esta crítica ahora¶
que casi todo el mundo en Oviedo¶
luce con orgullo su cuerno de rino_¶
ceronte, Ionesco. Dirán: "¡Ya está¶
otro de LA VOZ metiéndose con Ga_¶
bino". Pues no. Yo --como por lo visto¶
la oposición municipal-- también¶
voy a dar esa batalla por perdida.¶
Ojalá que te salgan todas las cuentas¶
en los días que te restan. Ojalá se te¶
allanen en praderas todas las laderas¶
de Benia de Onís y se cumplan tus¶
kafkianos deseos de ser un piel roja.¶
Adiós, adiós.
Alcaldes y concejales son estelas¶
en la mar. Lo malo es que acabe ca_¶
lando por muchos años o generacio_¶
nes la degradación moral de una¶
ciudad que vive como normal que se¶
caigan las casas, el uso partidista de¶
los autobuses urbanos o que la me_¶
jor hora para atracar una joyería en¶
la calle Uría sean las tres de la tarde.¶
Nada es nunca grave salvo los ata_¶
ques al chauvinismo.
¿Quién sabe como acabará esta¶
batalla absurda? Hay tantas quintas¶
columnas en los supuestos bandos¶
que antes de que se haya enseñando¶
la maqueta de Niemeyer ya se ve de¶
lejos un partenón de puñaladas. Yo¶
doy por seguro que los que hoy más¶
se vociferan, mañana se abrazarán¶
como grandes amigos. Aquí se han¶
separado hasta los de Izquierda Uni_¶
da por ciudades, porque lo que toca¶
al Príncipe es un mahoma asturiano¶
muy difícil de dibujar.
En realidad ya sabíamos que todo¶
el mundo tiene un precio. Los últi_¶
mos años de esta ciudad nos han ido¶
descubriendo el de cada uno. A algu_¶
nos les basta una calle, otros necesi_¶
tan más. Lo que se pudo haber perdi_¶
do por inventarse un equipo de fút_¶
bol de la noche a la mañana podrá¶
recuperarse apelando a la pasión¶
por el terruño sin deportividad en¶
ningún caso. Existen las personas¶
ACF hechas a la medida de las cir_¶
cunstancias. En eso consiste dejar la¶
humanidad para convertirse en un¶
rinoceronte.
Oviedo es una chica de colegio de¶
pago que se remanga la falda escoce_¶
sa un poco más los viernes por la tar_¶
de. Parece muy pija pero siempre se¶
la camela el más macarra.

*(A propósito de la recogida de firmas para que el centro Niemeyer se instalara en Oviedo)

No hay comentarios: