domingo, 3 de septiembre de 2006

Yoko Ono en Marbella

Por lo escuchado en las últimas se_¶
manas parece que un día aterriza_¶
ron en Marbella un grupo de políti_¶
cos, empresarios y constructores co_¶
rruptos procedentes del espacio ex_¶
terior, más allá de Orión. Llegaron¶
como ultracuerpos, en vainas¶
alienígenas, y se apropiaron de las¶
concejalías de urbanismo sin que¶
nadie pudiera evitarlo durante va_¶
rias legislaturas.
Cosa rara, a pesar de estas eviden_¶
cias, no se han ocupado de esta noti_¶
cia ni las revistas de astrología ni los¶
programas radiofónicos de psico_¶
fonías. Al contrario, la trama mar_¶
bellí ha ocupado páginas de periódi_¶
cos y minutos de telediario de lo¶
más sesudos. ¿Por qué será?
Pues porque no eran extraterres_¶
tres, eran concejales elegidos comi_¶
cios tras comicios por mayoría abso_¶
luta. La culpa de todo no la tiene Yo_¶
ko Ono, es de los votantes que han¶
permitido que les chuleara un tío¶
que se compró un tigre.
Demasiadas veces se suelen escu_¶
char cosas como "todos los políticos¶
roban pero, por lo menos, estos tie_¶
nen la ciudad muy limpia". No es¶
verdad y usted lo sabe, pero tranqui_¶
lo que hablamos de Marbella, segu_¶
ro que cosas así por aquí no pasan.
Con las convocatorias del bote_¶
llón se escuchó a todo tipo de so_¶
ciólogos y expertos hablar de que la¶
juventud actual pretende eludir la¶
responsabilidad. Quizá sí pero no¶
sólo los jovencitos. Es toda la socie_¶
dad la que no quiere asumir que en¶
democracia se tienen los gobernan_¶
tes que se merecen. Es triste que se¶
pueda comprar a un juez o a un no_¶
tario por un buen fajo de billetes.¶
Más triste son los ciudadanos que se¶
venden por farolas.

No hay comentarios: