domingo, 8 de octubre de 2006

Gente de desorden


"De buena familia", "gente de orden" y "un pico y una pala" son expresiones de un tiempo que está a punto de extinguirse, el de esos que cuando oían la palabra intelectual le quitaban el seguro a la pistola. Y lo hicieron a menudo.
Ya no, y parecía que no volverían a hacerlo pero nunca se sabe. El caso es que, a raíz de la investigación del 11-M, hay un grupo de personas dispuestas a no detenerse ante nada en su huída hacia adelante para justificar sus mentiras pasadas. Urden tramas increíbles y han sido capaces de falsificar documentos para tratar de hacer pasables sus fantasías interesadas.
Gentes de orden, de verdad se creen que policías y guardias civiles, además de algunos jueces, participan en una trama con el objetivo final de desmembrar España? Sería un caso curioso, digno de estudio internacional, que las fuerzas de seguridad heredadas del franquismo, no valiéndoles sólo la asunción de la democracia, se hubieran pasado de largo dispuestas a entregarse a una conjura rojo-separatista con flecos masones y arabescos árabes.
En realidad, todo esto responde a los propósitos de un sector del PP dispuesto a todo con tal de no dejar la poltrona, malo que en el PP se consienta porque se asimila la crítica interna a la sedición, y peor que haya gente que pueda llegar a creérselo.
Gente de desorden que retuerce los latinajos y querrá que perezca el mundo para cumplir su injusticia. Porque ya no respetan ni sus bieanamados uniformes, ni las puñetas de los jueces. Tienen que sembrar el caos para su cosecha.

(Aquí me las den todas, 8-10-2006)

No hay comentarios: