domingo, 22 de octubre de 2006

La banalidad del mal



“En China no somos una empresa de medios de comunicación en el sentido clásico. Lo que hacemos, lo que hacen algunos de nuestros competidores, es alojar contenidos ajenos, tenemos blogs en los que escriben otras personas, por lo que no se trata de que censuremos nuestro contenido. En realidad sólo hay tres opciones: no trabajar en China; trabajar en China y acatar las reglas del gobierno chino; trabajar en China y no acatar las reglas del gobierno, y arriesgarnos a que nuestros empleados sean arrestados o sufran otras consecuencias. Pensamos que es mejor participar en China, dejamos claro que todo contenido que se cree allí se puede ver fuera de China, aunque no dentro, y siempre aclaramos, cuando eliminamos contenido, que lo hacemos porque nos lo ha pedido explícitamente el gobierno de Pekín. O sea, que intentamos lo correcto, en el contexto del sistema. La única otra opción es abandonar el mercado.”

Steve Ballmer, consejero delegado de Microsoft hablando sobre su colaboracionismo con la represión China en El País

No hay comentarios: