jueves, 23 de noviembre de 2006

Borat: ¿quién es retrasado?


Borat disgusta a más a los kazajos que a los estadounidenses, pero los segundos salen mucho peor parados. Al fin y al cabo, el obvio que lo que se muestra del país de Borat es una invención de cabo a rabo, pero los norteamericanos que le escuchan en su viaje de Este a Oeste no dudan que ha comprado a su mujer a los 13 años, que su hermano retrasado vive en una jaula o que se encierra y asesina a los homosexuales (propuesta que recibe el aplauso de un cowboy asiduo a los rodeos). Es increíble que en algunas escenas no lincharan al cómico que interpreta a Borat porque se sobra todos los pueblos que quepan a lo largo de la autopista 66.
Lo mejor: la cena en la casa de unos estirados de Alabama a los que lo que acaba de enfurecerles es que se presente con una prostituta negra, no que haya llamado retrasado a uno de los invitados o que baje del servicio con una bolsa de mierda. Yo me tiraba en la escena en la que le pregunta al vendedor de coches dónde está “el imán de los chochitos” y hasta le propone pagar más si le instala uno. También es muy bueno cómo está hilado a lo largo del filme el enamoramiento de Pamela Anderson, sobre todo para que resulte un buen golpe cuando los jóvenes wasp le ponen el vídeo porno de su luna de miel.
Seguro que a los kazajos se sienten mal pero no creo que nadie en su sano juicio crea que su país es como lo retrata Borat, más bien creo que en Occidente deberíamos preguntarnos por qué tipo de gente rige los destinos de nuestro imperialismo global. Al fin y al cabo, unos “amigos de Jesús” que no creen en la teoría de la evolución y que, dudan, pero siguen aplaudiendo, cuando Borat pide que no quede una casa en pie, ni una mujer ni un niño, con vida en Irak.

(¿Se atrevería alguien a rodar algo similar en España para sacarnos los colores? Ánimo intelectuales del cine español)

No hay comentarios: