domingo, 19 de noviembre de 2006

Ríase de la bruja avería


"Oiga usted no se ría de la bruja Avería", cantaba Santiago Auserón en los tiempos de La bola de cristal . Ahora, gentes del Vaticano andan molestas por unos cómicos italianos que hacen imitaciones de Benedicto XVI y piden poner coto a tanta mofa. Como mal de muchos es consuelo de tontos, dicen que por lo menos a ver si se ríen así de los musulmanes, que si no hay huevos, y cosas semejantes.

Y eso que el mismo Ratzinger había advertido de que la Iglesia no podía quedarse en sólo decir no y no mostrar ningún mensaje positivo. Pero ese es su problema, que sólo exhibe prohibiciones, alertas de fuego eterno y desmembraciones de la patria y la familia.

Pero no son los únicos. Es verdad que hay muchos que se parten con los chistes de curas y se rasgan las vestiduras por la multiculturalidad con las viñetas de Mahoma. Aquella crisis demostró que hay mucho laico con doble vara de medir, aunque los católicos no fueron muy gallardos porque aprovecharon para pedir leyes que prohibieran las bromas sobre la religión.

A demasiada gente le falta sentido del humor y también mensajes positivos. Después de ver Una verdad incómoda con Al Gore como gurú contra el cambio climático sorprende que el documental acabe con una conclusión esperanzadora. Se muestran muchos desastres pero hay consejos factibles para cambiar las cosas. Demasiados progres y ecologistas se han quedado encastillados también en decir sólo que no y mentar prohibiciones. Me quedo con ese Gore que bromea diciendo "yo solía ser el próximo presidente de EEUU".

(Aquí me las den todas 19-11-06)

No hay comentarios: