viernes, 17 de noviembre de 2006

Una verdad incómoda pero optimista


Al Gore tiene humor y empieza sus conferencias sobre el cambio climático diciendo “yo solía ser el próximo presidente de los EEUU”. El humor no falta en Una verdad incómoda película documental que aprovecha hasta un fragmento de un capítulo de Futurama para poner en evidencia las malas políticas para el calentamiento global, pero la parodia dentro de la parodia que hace de los filmes educativos de los años 50 en EEUU es muy simpática y se entiende muy bien. Una verdad incómoda se plantea como un filme divulgativo y político, también mezcla aspectos biográficos de la vida de Gore que, entre la crítica popular, probablemente se calificarían de “demasiado americanos”. Pero lo cierto es que la película concluye con lo mejor de la cultura estadounidense: su confianza y optimismo en que las cosas pueden hacerse.
A la izquierda ecologista (que suele tener razón en sus denuncias) se le podría hacer la misma crítica que la Iglesia católica. Se ha quedado en el NO permanente. Sólo cuentan lo que no se debe hacer o seguir haciendo y el común de los mortales se encuentra con nuevas trabas para un problema que les cuesta entender completamente. Una verdad incómoda mola porque está bien desplegada y es amena, pero además, porque ofrece consejos y perspectivas para que las cosas puedan arreglarse.




En la foto, Asturias tal y como quedaría con una subida del nivel del mar de 14 metros. Visto en el simulador: http://flood.firetree.net/

No hay comentarios: