martes, 5 de diciembre de 2006

Canallesca española*

La justicia española es competente en el caso de la muerte del cámara José Couso en Irak y la Audiencia Nacional debe investigarla. Así lo ha decidido hoy el Tribunal Supremo al estimar el recurso interpuesto por la familia del periodista, que falleció al ser atacado su hotel por un tanque norteamericano el 8 de abril de 2003.

Agencias, hoy




Canallesca española

Estados Unidos abrirá un consejo de guerra a cuatro de sus soldados que se apropiaron de un botín en efectivo de cerca de un millón de dólares abandonados por los sicarios de Sadam en un poblacho. Con mucha razón por su parte, el ejército norteamericano argumenta que ese dinero pertenece al pueblo iraquí y no ha tardado en exigir responsabilidades a los saqueadores.

Otra cosa es la muerte de un periodista español, asesinado a sangre fría cuando un tanque disparó sobre la terraza del hotel donde se alojaba la mayor parte de los corresponsales que, en mayor o menor medida, permitieron al mundo conocer qué pasaba en la capital mesopotámica.

"No tiene entidad", balbuceó la ministra Palacio cuando le preguntaron si el Gobierno español exigiría responsabilidades por este crimen de guerra. No habrá condena por esa muerte, la de un paria de la canallesca.

Suele ocurrir que quienes primero se llenan la boca con palabras como patria o España se olvidan de ellas a la primera de cambio cuando hay que defenderlas de verdad. Mucho mejor para la patria es que Aznar hubiera posado entre los jefes de gobierno que anunciaron la secuenciación del ADN humano antes que en la cumbre de las Azores. Se puede confundir la bolsa con la patria mientras que los investigadores españoles se fugan a otros países ante la falta de recursos. Pobre Couso, que no cotizaba en el Ibex-35 y no valía ni un millón de dólares.

*Hoy va de recuerdos. "Aquí me las den todas" del ya lejano (pero no en nuestros corazones) 23-4-03


No hay comentarios: