jueves, 14 de diciembre de 2006

Cine Frankenstein

Hace tiempo el director Gonzalo Suárez me contó que soñaba con que un día el cine pudiera llegar a ser tan fácil de hacer como escribir. Es decir, talento hay que tenerlo pero para escribir sólo hacía falta lápiz y papel y para el cine toda una industria pesada (en todas las acepciones de la palabra). Suárez confiaba en las nuevas tecnologías y aquí están. No como escrituras de lápiz pero sí como un remedo del collage o frankenstein (por lo de muchas piezas), los internautas se hacen nuevos montajes de la películas realmente ingeniosos. Aquí unos ejemplos.



Del musical al terror. West Side Story como una historia de zombies.




De la fantasía adolescente al romance. Regreso al futuro como Brokeback Mountain.



Del terror al cine de palomitas. El resplandor como historia familiar.



De Disney al terror (¿no era lo mismo?) Mary Poppins como una trama de posesiones diabólicas que aterrorizará a los niños.

No hay comentarios: