lunes, 4 de diciembre de 2006

Lamento ateo


Lástima que no exista Dios, para que en pocas horas Pinochet pudiera arder en las llamas del infierno.

No hay comentarios: