martes, 19 de diciembre de 2006

Se ofrece brazo político


La crispación de la política en España ha llegado a un punto en el que el más pigarra encuentra cobertura mediática a sus desmanes. La cosa dio sus pinitos con el caso Afinsa, primer síntoma del que hemos llamado liberal-leninismo, y que consistía en que unos tipos que especulaban con sellos se cayeron de la burra de repente porque estaban sobrevalorados. ¿Culpables?, ¿quizá los riesgos del mercado?, ¿quizá los directivos de esta empresa? No, el gobierno, por supuesto. Y pedían que el Estado (es decir, los curritos que son los que pagan impuestos por aquí) les sufragaran las pérdidas.
Esta semana llegamos al colmo. Una estafa aérea como Air Madrid incumple todo lo incumplible, suspende sus vuelos y deja a miles de personas en tierra, inmigrantes mayormente, que llevaban años ahorrando para volver a casa por Navidad. ¿La culpa? La tiene el Ministerio de Fomento no los directivos estafadores de Air Madrid. Y ese caso de morro superlativo encuentra eco en la prensa carca y el partido conservador.
Se ofrece brazo político para todo de estafadores, hasta los más peligrosos: policías corruptos que trafican con Goma-2 y todo.
Son las ventajas de ser un delincuente español del siglo XXI y que tiene un precedente genial en los grandes delincuentes del siglo XX.

No hay comentarios: