domingo, 28 de enero de 2007

Artistas del hambre


Parece que quisieran muchos que los debates de la actualidad se ciñeran con la dieta De Juana, que si de lo que se come se cría, no es nada. En esta huelga de hambre muchos católicos se han vuelto poco practicantes y reclaman sin reparos que se deje morir al reo. Son los mismos que harán manifestaciones por la moral impía cuando un inocente condenado a la cárcel de su cuerpo pida el derecho a irse en paz y sin dolor cuando quiera.
No nos sacia tanta inanición de debate. Por eso parece que se habla poco de la manifestación de los guardias civiles reclamando que se desmilitarice el cuerpo. Una medida que se hace necesaria desde hace ya demasiado tiempo pero que ningún partido mayoritario se atreve a asumir. Unos, desde el Gobierno, amagan pero no dan; y los otros, en la oposición, llegaron a decir que se quería destruir a la Benemérita. En el PP no extraña porque todo les parece aniquilación (los estatutos, de España; el matrimonio homosexual, de la familia; etc), pero carga más el PSOE cuando expedienta a los pikoletos que se van de mani. Los guardias civiles son personas como todas las demás y deben tener derecho a manifestarse luciendo tricornio en vez de pancarta si les place, los arrestos de cuartel son una antigualla y quienes se oponen a la desmilitarización una verdadera minoría. Hoy tienen otros de plomo las calaveras.
Todo está eclipsado por el espectáculo de los artistas del hambre. Kafka hizo un cuento de eso, y resulta que la resistencia del que no comía no era más que no había nada que le gustase.
(Aquí me las den todas, 28-01-07)

No hay comentarios: