domingo, 7 de enero de 2007

La obscenidad


Hay quien se alegró del último atentado de ETA, una sonrisa tan obscena que pudo disimularse entre banquetes de Nochevieja pero que, según transcurrió la semana, empezó a dar verdadero asco. Otra obscenidad. Se dijo por lo bajinis , yo lo oí a más de uno, que al menos los muertos son inmigrantes. ¡Menudo sentido de la patria!, menor que el de los terroristas porque, para los etarras, los ecuatorianos mueren como españoles.
Las manifestaciones contra el atentado han sido una protesta contra el Gobierno (lanzamiento de huevos incluido) en las que volvieron a ondear rojigualdas del aguilucho y brazos en alto, cara al sol pálido de enero. Resulta que el enemigo no es ETA sino ZP con macabros juegos de palabras incluidos.
Ya tarda un poco de disensión en el ambiente, más cuando se ha tardado tanto en encontrar a los fallecidos. El atentado es el fracaso del proceso de paz pero lo peor de todo es la brecha abierta entre derecha e izquierda. Se piden rectificaciones pero el PP está manejando dos argumentos contradictorios: uno, que los terroristas aprovecharon la tregua para rearmarse, y otro que la tregua incluía un pacto para romper España. O lo uno o lo otro. Más obsceno todavía es el presidente de la AVT, Francisco Alcaraz, al sostener que el atentado responde a un pacto entre el Gobierno y ETA. Hubo un tiempo en que cuando ultraderechistas se acercaban a las manifestaciones antiETA se les despedía entre silbidos. Hoy las encabezan. El acuerdo entre demócratas es imprescindible, con los fascistas imposible.
Aquí me las den todas 7-1-07

No hay comentarios: