domingo, 14 de enero de 2007

Tal para cual


Para dejar claro que esta iba ser una semana de ignominia se empezó amenazando a los ecuatorianos que pudieran asistir a la manifestación de ayer, advirtiéndoles que las comunidades que habitan mayoritariamente están gobernadas por el PP. Esto se hizo en la emisora de la Iglesia Católica y hay que decirlo así porque todavía ayer los obispos reclamaban más protección para los inmigrantes en una increíble muestra de cinismo. O será eso que se decía de A Dios rogando y con el mazo dando .
Después se fue deshilando la absurda guerra de los lemas de las pancartas, o sea una lamentable acumulación de excusas para no tener que acudir a una muestra de protesta por el asesinato de dos personas. Recordando eslóganes, pensemos en el de la tarde del 11-M, cuando desfilamos detrás de un llamamiento a defender la Constitución cuando a la franquicia de Al Qaeda que puso las bombas de Atocha le importa una higa la Carta Magna.
Fue aquella tarde cuando Aznar convirtió el pacto antiterrorista en un "papelito", aunque no lo dijera de ningún modo. Pero se terminó el propósito de ese acuerdo que era el no utilizar el terrorismo como baza electoral. De hecho, así se ha usado (y manoseado) a lo largo de la última tregua con manifestaciones que, como demuestran las ausencias de ayer, pretendían más cargar contra el Gobierno que contra ETA. Y la verdad es que es muy lícito manifestarse contra el Gobierno, otra cosa es emponzoñar con conspiraciones masónicas y conjuras que el atentado de Barajas ha demostrado, de la peor manera posible, que eran falsas.
Todavía ayer se volvió a leer en la prensa el término Antiespaña que es como los nazis españoles llamaban a la mitad del país que se les opuso en la Guerra Civil. Los que no piensan como yo son enemigos de la patria. Entonces, exáctamente, ¿cuál es la diferencia con los etarras? También ellos han marcado a la mitad del pueblo como Antieuskadi . Tal para cual.
(Aquí me las den todas, 14-1-07)

No hay comentarios: