martes, 27 de febrero de 2007

Peonada en Oviedo


Hoy voy a ponerme en plan Arcadi Espada para hacer reseña y crítica de la competencia, pero es que lo de hoy en La Nueva España es mucho. Ya hace meses había sido el único diario regional --fuera de la sorda guerra de medios nacionales-- que había tonteado con la teoría de la conspiración (vean esto, por dios, ya). Hay veces en que la pasión nos puede y tanta carcundia reunida se deja llevar por sus deseos. El paso definitivo lo dieron ayer al celebrar, en su club de prensa, un aquelarre masivo de los peones negros de Asturias con Luis del Pino en persona. Dicen que estaba abarrotada la sala pero es normal, por la mañana había estado Aznar en el Reconquista y, después de peregrinar para ver al santo, nada mejor que una merienda entre amigos.


A mí ya me parece bastante pero, para completar este "lunes de fascio" (esto lo dijo alguien de la quinta columna), la Nueva se saca su memoria histórica sui géneris con los pilotos asturianos que lucharon con el III Reich, todo un orgullo, caretas fuera. Los panegíricos habituales no los cuento. Lo que me extraña (es un chiste viejo pero no me resisto) es que no recuperaran ayer el yugo y las flechas que llevaban no hace tanto en portada, siendo prensa del movimiento que se demuestra andando. Pero ahí están. Parados.
La foto, genial, es de Las penas del agente Smith.

No hay comentarios: