viernes, 9 de febrero de 2007

Sin embargo, no se mueve


Visita Oviedo monseñor Marcelo Sánchez Sorondo, obispo titular de Vescovío y miembro de la Curia Romana, para hablar de fe y ciencia que, según él, no están nada reñidas. Eso ya es más que discutible, pero lo peor de todo es que este hombre ha venido a decirnos que la Iglesia no tuvo nada con Galilelo Galilei, que es un mito, una leyenda urbana que corre por las escuelas, seguramente, instigada por los laicistas anticlericales. "Galilei nunca fue condenado por la iglesia, nunca estuvo en prisión ni condenado a muerte", dijo Sánchez Sorondo y se quedó tan orondo.


Bueno, la verdad está más que ahí fuera. Tal como recoge la wikipedia, Galileo no fue condenado a muerte sino a reclusión perpetua pero, gracias a la intervención papal, se cambió por "residencia de por vida". Se prohibió la publicación de su obra. Por toda este cúmulo de sentencias, Descartes se olió el percal, vio las barbas de su vecino pelar, y retrasó la publicación de su obra Mundo.


¿Por qué miente Sánchez Sorondo? ¿para caer mejor al personal, para ver si cuela? ¿se cree que somos tontos? ¿no sabe que decir mentiras es un pecado? ¿por qué no se mueven estos tíos?

No hay comentarios: