domingo, 25 de marzo de 2007

¿Apóstata de sí misma?

"Me están entrando ganas de repartir hostias"




Para meditar el domingo y conmemorar el Tratado de Roma dice el Papa B-16 que Europa "apostata de sí misma" al negarse a hacer mención de sus raíces cristianas, clave de su identidad para el sumo pontífice.
Pero Europa se llama así por una chavala que sedujo Zeus metamorfoseado en toro cuando los griegos no soñaban continentes; y esta Unión de ahora debe su éxito, entre otras cosas, ha haber dejado la religión fuera de los tratados internacionales.
Lo cierto es que la identidad de Europa no se enraiza tanto en su pasado cristiano sino en haber sabido dejarlo en sus templos. Cuando hoy se disgustan los católicos españoles por libros de fotografía "blasfemos", empuñan su muy flexible vara de medir retando a que se hagan burlas así de los mahometanos, y parece que calculan la firmeza de una fe por su capacidad de producir amenazas de muerte.
¡Qué pena!, porque la verdad es que, para que hoy los cristianos puedan fardar ante los musulmanes de Estado moderno libre de teocracia, olvidan que hizo falta sobre todo (y ¡qué pena!) mucha guillotina.
Y aún así. Esta semana que termina, el portavoz del Consejo General del Poder Judicial, José Luis Requero defendió que las agencias de adopción puedan rechazar las peticiones de los matrimonios homosexuales si no coinciden con su "ideario". Quizá habría que estudiarlo, pero sólo en el momento en que nos planteemos también si las personas de marcada religiosidad pueden ser jueces sin chocar con el ideario laico que nos rige a todos.
(Aquí me las den todas 25-3-07)

No hay comentarios: