domingo, 4 de marzo de 2007

Drôle de guerre en serio

Dice Arcadi Espada que, a cuenta de mandar a De Juana a pasar su condena a casa (es eso, no una excarcelación) vivimos una “sucia drôle de guerre” (una guerra de broma), que es como se llamó en Francia a los primeros meses de la II Guerra Mundial, cuando Vichy parecía inimaginable. Aquí, la broma se acabó muy pronto. El jueves le cascaron a un funcionario del Ministerio del Interior, todo por la patria, los que se oponen a esta medida; y ayer, amaneció atacada por cócteles molotov la sede del PSOE en Alcalá de Henares. Vaya risa.
Quedará para el estudio de los sociólogos cómo una derecha que (des)calificaba de “pancarteros” a los que se manifestaban contra una guerra de verdad, le cogieron gusto al invento --sobre todo al asta, que vale por tolete-- cuando empezaron a vivir su propia leyenda de país desmembrado y bordes del abismo donde sólo había un bache. Puestos a seguir la broma de la guerra, se han recuperado “sin complejos” las banderas de águila imperial y los artefactos incendiarios. Para que quede claro quién se opone al terrorismo.
Pues sí, decir otra cosa sería una cobardía intelectual, ya hay gente en el mundo conservador indistinguible de ETA. Porque, como ellos defienden un concepto de la patria unívoco que defenderán con gasolina y porque no quieren cárceles regidas por leyes sino una venganza ciega y absurda en la que al que se declara en huelga de hambre se le deja morir. Como querían hacer los etarras con Ortega Lara, abandonado en su zulo. ¿Ustedes condenan la violencia?

(Aquí me las den todas 4-3-07)

No hay comentarios: