domingo, 11 de marzo de 2007

Hoy es 11-M


Aunque parezca mentira hoy es 11-M, aniversario de la muerte de casi 200 personas cuyos nombres podeis leer aquí.



Pero una media España de esas que te hiela el corazón ha decidido que hay muertos de primera y de segunda. Los de ETA están bien, te permiten sacar banderas, manifestarte "por la Constitución" y plantarte como defensor de la reserva espiritual de Occidente, o sea España.


Con los muertos del 11-M no pasa. Son un incordio, por esos cadáveres tirados entre raíles la derecha cree que perdió el poder. Son respondones, no entran al trapo de hacer de ariete en confrontaciones políticas (al menos la mayoría) y no tienen nada más que el dolor.


Arcadi Espada (cuya gracia era ser un outsider de la derecha) deja poco a poco la intemperie y vuelve al redil tranquilo, critica (o alienta la crítica) al manifestómetro precisamente porque, como dice su lema nunca dirán que son cinco o seis salvo que sean cinco o seis. En este caso cuarto y mitad de 300.000. Para mí es una pena. Cada vez me defrauda más Arcadi en quien veía un espejo plano en el que medir mis ideas contrarias a las suyas. Ahora es cóncavo o convexo.


Es una cobardía no llamar fascista a un fascista. Se le reconoce por el pollo en la gualda, con la alas y las garras sobre el rojo. Una rosa es una rosa es una rosa y un fascista es un fascista es un fascista.


Hoy es 11-M, hoy es 11-M, hoy es 11-M



Pero todavía seguimos tirándonos los muertos que convienen a la cara.

No hay comentarios: