jueves, 12 de abril de 2007

Échame una mano


El cocodrilo se la jaló a un veterinario de un zoológico de Taiwan. Es el brazo izquierdo que le pudo arrancar cuando se acercaba al animal para quitarle un dardo con que habían tratado de inyectarle un tranquilizante. No parece que fuera muy efectivo, aunque le lanzaron dos. El veterinario fue llevado al hospital para tratar de reimplantárselo, pero eso tampoco nos tranquiliza.

No hay comentarios: