domingo, 15 de abril de 2007

La realidad estropeada

Hay un proverbio hipócrita del periodismo que dice: "Que la realidad no te estropee un buen titular". El Mundo se lo aplicó el miércoles cuando dejó la portada para unos documentos sobre ETA que aparecían entre los escombros de la explosión suicida de Leganés. La realidad, la pobre, quedaba relegada al subtítulo y el primer párrafo donde se explicaba que esos documentos pertenecían a un policía vecino de los terroristas a quien le volaron la habitación.

A qué esta engañifa a estas alturas del juicio? Calumnia que algo queda, fuego para la conspiración, que se estropee la realidad. No pasa nada. O sí?

También esta semana, unos fervientes patriotas decidieron reunir las fotos más escabrosas tomadas por los forenses en los trenes ( ¿quién se las pasó?) para mandarles un email a las víctimas de la asociación de Pilar Manjón. Todo con rojigualdas y lazos negros, negociación en su nombre no.

Eso es escupir en la memoria de las víctimas y lo más parecido que hemos visto a cuando los familiares de un asesinado por ETA recibían llamadas por teléfono para decirles que se jodan.

Hay un proverbio castellano que dice: "Dime de qué presumes y te diré de lo que careces". Lo cierto es que toda esta insistencia con ETA en el 11-M viene de que hay un sector, y no pequeño, del conservadurismo español para el que los muertos de Atocha son un incordio, una tabarra. No murieron decentemente, con asesinos como dios manda. Son personas estropeadas que no saben dar los titulares correctos.

(Aquí me las den todas, 15-04-07)

No hay comentarios: