domingo, 29 de abril de 2007

Un rebaño de gatos


Dice Richard Dawkins en su libro El espejismo de dios que tratar de organizar a los ateos puede ser parecido a querer juntar "un rebaño de gatos", cada uno a su bola. Y, sin embargo, este libro pretende en buena medida que los ateos "salgan del armario", y hagan oír su voz en un mundo en el que se cometen tantas barbaridades en nombre de la religión, aunque no se reconozcan. Por ejemplo, en las guerras de Yugoslavia, que se llamaron étnicas como si fuera posible distinguir la tez de un bosnio y un croata o un serbio. Sí se distinguen musulmanes de católicos y de ortodoxos.
La defensa de la teoría de la evolución de Darwin ocupa gran parte de este libro y no es extraño dado que en el mundo anglosajón, y especialmente en EEUU, crecen peligrosamente los intentos de los creacionistas por explicar en las escuelas que el mundo tiene menos de 10.000 años y que los fósiles de dinosaurios son pruebas del diluvio universal.
Aquí hay poco de eso (aunque lo hay). Mucho más impactante para el lector español, será seguramente el capítulo dedicado a reclamar que deje de hablarse de niños católicos, musulmanes o protestantes. No es una aberración que se inculquen dogmas a pequeños de 6 años? se pregunta Dawkins y deberíamos hacerlo nosotros también. Que elijan de adultos.
Tantos dilemas se reducen a eso. Las confesiones religiosas se oponen con vehemencia a que se regule la eutanasia, pero un juez autorizó que un niño no recibiera una transfusión de sangre por las creencias de sus padres. Y murió.
(Aquí me las den todas, 29-4-07)

No hay comentarios: