lunes, 21 de mayo de 2007

Otro monte Aventino


Dicen que lo importante es que hablen de tí, aunque sea mal. Quizá por eso, la iniciativa de algunos candidatos asturianos de llevar sus sedes a Second Life ya se puede calificar de éxito. El hecho de que una parte de la gandaya nacional haya querido montar su bronca virtual en las sedes asturianas es algo secundario (su propio nombre lo dice). El fuego virtual no quema y el mobiliario hecho de píxeles no puede romperse realmente. Shylock sangra y llora como nosotros, los avatares no.
Lo relevante es que la bronca haya tenido que desplazarse a esa Asturias paralela y no hay otra razón ni otro sentido que los asturianos estaban allí primero. Paloma Sainz, Pilar Pardo o Gaspar Llamazares han abierto brecha en un espacio que, en realidad, todavía está en una fase muy primitiva. Quien se ría del invento olvida que las profecías sobre las nuevas tecnologías, cuando pasan los años, se nos revelan tontas y faltas de imaginación. Ya veremos.
Otra cosa es el resultado real de la apuesta virtual. Hay que recordar que la revolución más eficiente y radical se celebró hace unos cuantos miles de años, en los inicios de la república romana. Los plebeyos, cansados de que los patricios les dieran largas a la hora de concederles derechos, se liaron la manta a la cabeza y se fueron. Literalmente, fundaron una nueva ciudad en el monte Aventino. Como las cosas sin plebeyos no funcionan, los patricios tuvieron que ceder y pedirles que regresaran a Roma. ¿Se atreverían los electores a crear su Aventino en Second Life? A veces, ser plebeyo es mucho.
(Aquí me las den todas, 20-05-07)

No hay comentarios: