miércoles, 13 de junio de 2007

Lo que opina Nacho Vegas


Recuerdo a Fernando Delgado, ilustre escritor galardonado con el Planeta, respondiendo indignado cuando le preguntaron qué le parecía la nominación de Bob Dylan al Nobel de Literatura: “Sí, claro, y el de las ciencias se lo van a dar a Pipi Calzaslargas, ¿no?” A mí nunca me gustó la idea de Dylan y el Nobel, más que nada porque creo que es algo que no hace falta. Él hace música popular, y si bien se sirve de la literatura para construir sus canciones, con ella crea otra cosa que es un lenguaje en sí mismo, tan poderoso como la propia literatura, y eso es lo que hace que Dylan, con su inmensa obra, sea más importante que todos los premios Planeta de pacotilla juntos. Yo pensaba que si al menos instauraran un Nobel del Rock, tendría sentido, pero me disgustaba que tuvieran que llamar literatura al rock para que pareciera algo grande. Por eso me hace más gracia que le otorguen el Príncipe de Asturias de las Letras*; al fin y al cabo a los textos de las canciones se les suele llamar letras. Sin duda es más apropiado que el Nobel, y además los Príncipe de Asturias nunca han hecho algo tan inmoral como distinguir a Kissinger por su contribución a la paz mundial. En fin, premios y más premios. Bien pensado, ¿por qué y para qué? Dicho de otro modo, ¿son sinceros? ¿Realmente cada miembro del jurado, o el Príncipe Felipe, o aun Doña Letizia, tienen en sus casas la discografía completa de Bob Dylan, o han llorado de emoción al escuchar el Blood on the tracks, o han sentido sus cuerpos temblar desde la punta de los pies a la coronilla con “Like a rolling stone”, o se saben de memoria el Blonde on Blonde, o se refieren a él como el Maestro, o han leído siquiera sus Crónicas? Permítenme que lo dude. Yo sí he hecho todo eso y más. Porque Dylan es más grande que los Estados Unidos de América, y digo más: es más grande que los Premios Príncipe de Asturias.



*En realidad es de las Artes.


A estas horas, casi las 19.00, todavía no sabemos si vendrá Dylan a Oviedo. La fundación se ha arriesgado --los estatutos marcan que hay que venir a Oviedo para llevarse la pasta y la estatuilla-- y yo creo que ha elegido arriesgarse con alguien que merece la pena. Un premio principesco para el rock, ¿quién lo iba a decir?

Gracias Escolar.


Lo que dice el representante de Dylan en España: El representante de Bob Dylan en España, Gay Mercader, dijo hoy que ve complicado que el cantautor participe en la ceremonia de entrega de los Premios Príncipe, dado que no le gustan excesivamente las cámaras. Justificó sus dudas en el caracter "esquivo" del artista ante la presencia de los fotógrafos. Teletipo de Europa Press.

No hay comentarios: