domingo, 17 de junio de 2007

Unidad ni de coña




No va haber unidad de los partidos en la política antiterrorista. No la hay desde hace mucho tiempo, desde mucho más atrás de la última legislatura, y, desde luego, no mientras Rajoy piense que es "absurdo" preguntar sobre cualquier otro tema en las interpelaciones que se hacen al Gobierno en el Parlamento.
No habrá unidad "ni de coña", por seguir usando el léxico de Rajoy, mientras el PP piense que le puede salir rentable electoralmente usar la política antiterrorista como ariete contra ZP, aunque se hayan demostrado absolutamente falsas todas sus fantasías sobre los pactos con ETA, la venta barata de Navarra o las desmembraciones de España. Eso sí, es un país cuyo himno nunca tendrá letra porque nos pelearíamos por cada palabra, por cada prefijo y cada conjugación, por cada etimología. Podemos pedirle un consejo a Bob Dylan, a ver qué se le ocurre, cuando venga a Oviedo si viene, y que sea de su etapa católica para contentar a los güelfos, que aquí abundan mucho.
Todavía esta semana, a estas alturas del juicio, algunos han reconocido a regañadientes que ETA no aparece en ningún lado entre las pruebas del juicio del 11-M, la otra gran cantinela de la legislatura, ésta con una letra tan mala que no merece la pena ni tararearla. Son tantos años sin unidad antiterrorista que vamos a acostumbrarnos a vivir sin ella y quizá sea mejor así. Podremos elegir, una opción clásica, de toda la vida; y otra nueva y sofisticada, para la "gente normal" con un provocador toque absurdo.



(Aquí me las den todas, 17-06-07)

No hay comentarios: