domingo, 12 de agosto de 2007

Criminalizador que descriminalice


"La ley es igual para todo el mundo", decía el alcalde de La Herrera (Albacete) para protestar porque dos millares de rumanos se le bañaban en unas aguas que son para consumo humano. Los rumanos estaban allí, acampados en su pueblo, sin luz ni otra agua corriente que esa del acueducto Tajo-Segura.
El alcalde de La Herrera no pensó que la ley era igual para todo el mundo también a la hora de tener unas garantías laborales, contratos, seguridad social y unas condiciones mínimas de higiene para quienes venían a coger el ajo y la cebolla de los campos de su pueblo. Ese legalismo no se lo exigió a los dueños de las fincas que, seguramente, no tienen problemas de agua en casa.
Pero, ¿para qué buscar la tontería tan lejos teniendo tanta y tan buena aquí en Asturias?
Esta semana La Voz de Asturias ha informado de los intentos de extorsión de un grupo de menores extranjeros hacia los ancianos que pasean por el Parque de Invierno. Un euro piden por sentarse en un banco o dar un paseo por el parque, ni que fuera el Huerna.
Al hilo de la noticia, los comentarios que se dejaron en la web del periódico se dividieron en dos: los racistas y los compasivos. De los primeros hay poco que decir, "que se vayan todos a su país" y lindezas del estilo que se descalifican por sí solas. Están llenas de prejuicios y asumen que todo un colectivo es culpable del delito que pueda cometer uno de sus miembros.
¿Y los compasivos? Pues casi igual de mal. Están asustados de que se quiera "criminalizar" a los chavales. ¿Cómo? La verdad es que ese grupo se ha criminalizado él solo. Buen descriminalizador quien los descriminalice, pero ladrón se hace el que roba, no la sociedad que lo acuse de ladrón. Es una compasión mal dirigida porque, lo mismo que hay que defender a los inmigrantes del racismo, hay que distinguir a quienes trabajan honradamente de quienes no. No se dan cuenta pero también son racistas, la ley es para todos.
(Aquí me las den todas, 12-08-07)

No hay comentarios: