domingo, 26 de agosto de 2007

Oviedo (anti) franquista


¡Ay!, ya no están Martes y Trece para amenizar las nocheviejas; y Faemino y Cansado se ven más por separado que juntos. Afortunadamente, aquí en Oviedo contamos con un nuevo dúo de cómicos que responden por los nombres de José Suárez Arias-Cachero y Agustín Iglesias Caunedo, concejales y humoristas cuyo último chiste absurdo es que el ayuntamiento no va a la Feria de Muestras, no por horror al bocata de calamares, sino por ser "un símbolo franquista".
Tal exhibición de humor absurdo exige que, como argumento, se le reduzca al idem y, dado que Oviedo luce en su callejero más capitanes y generales que científicos o filántropos, era de rigor preguntarse si a no mucho tardar habrá renovación en el nomenclátor de tan invicta ciudad.
Tampoco hay que hacer ningún drama y así habrá casos en los que baste añadir una palabra. Por ejemplo, junto al auditorio tendremos una plaza de la Gesta Inmobiliaria (una reforma por legislatura). El medallón de Franco en la Plaza de España exigiría más reformas, pero siendo creativos, podría añadirse un texto explicatorio para las estatuas que lo contemplan: una alzando el brazo como horroriza ante el dictador, y la otra alicaída por tantas décadas de oprobio sin respuesta.
Queda saber qué hacer con el blasón que reconoce desde 1943 al Generalísimo de los Ejércitos y adorna el interior del arco del Ayuntamiento que da paso a Cimadevilla. Como está bajo el salón de plenos diremos que siempre hubo una protesta silenciosa, sentada inamovible, con nalgas de los ediles.
(Aquí me las den todas, 26-08-07)

1 comentario:

Anónimo dijo...

Mucho antifranquista y luego mayoria absoluta se supergabino, mierda de ciudad.