sábado, 11 de agosto de 2007

Tengas pleitos


La jueza de Castropol paraliza una exhumación de una fosa común de represaliados durante la Guerra Civil organizada por la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH). ¿Qué les pasa a los jueces últimamente? El que no se dedica a paralizar matrimonios de lesbianas decide secuestrar una revista de humor. Esto no nos lo merecemos.


Se trata de la primera ocasión en que un juez paraliza una exhumación. El trámite exige advertir a la Guardia Civil y se avisa al juez por cortesía. Será de esas personas que considera que buscar los restos de tus antepasados enterrados en una cuneta es reabrir viejas heridas. Pero es que no estaban cerradas.


Para el debate de siempre recordemos una cosa. Cuando empezaron los ataques del facherío, Emilio Silva, presidente de la ARMH, me contó que ellos no le preguntan a nadie en qué bando luchó su abuelo cuando alguien solicita información para una búsqueda. La asociación ha buscado fosas de asesinados por milicianos republicanos en más de una ocasión. Su objetivo es que la gente pueda tener a sus muertos en paz.


Lo que la carcundia no se atreve a decir es que la proporción de fosas de uno y otro bando no tiene parangón. Tras la guerra se buscó y se honró a los muertos nacionales --hasta anteayer, caídos por España en cada iglesia-- pero todavía ahora, 70 años después tenemos que buscar a los de la república.

No hay comentarios: