jueves, 6 de septiembre de 2007

Lo peor son los monárquicos


Lo sacó LNE este verano y ahora salta a la red vía Escolar. Sabino Fernández Campo hubiera querido que el Rey usara tejemanejes para parar el matrimonio homosexual. Dice que es "un ejemplo que sé que a muchos les parece mal".


Bueno, Sabino (que en la foto es ese joven, defensor de Oviedo contra el legítimo gobierno republicano) no sabe muy bien ya que cosas le parecen bien o mal a muchos. Yo no diría que el matrimonio gay cuente con mucha oposición, salvo en reductos cavernarios.


Lo peor de la monarquía son los monárquicos, y se ve que Sabino no le ha hecho un gran favor al Rey, lo mismito que Del Olmo que este verano ha hecho crecer el número de partidarios de que venga ya la Tercera.


Una cosa es cierta, Sabino es coherente. En abril de 2003 le preguntábamos --que entonces se comentó mucho-- si el Rey hubiera podido hacer algo contra la entrada de España en la guerra de Irak. El titular de la entrevista fue tristemente profético: "Ahora nos ponemos en el blanco del odio de los árabes".


Y, sobre el papel moderador del Rey, decía:

"En una monarquía parlamentaria, el papel del Rey es muy difícil, casi una obra de arte. Si el Rey actuara haría mal, pero si no se manifiesta mucha gente pensará "¿para qué tenemos un Rey?". Lo cierto es que tiene el poder de moderar y quizá lo está ejerciendo sin que lo sepamos. Por ser tan amplio, ese poder tiene una trascendencia enorme y, por el sentido práctico del Rey, tengo la esperanza de que lo estará ejerciendo"



Casi lo mismo, toda la entrevista aquí.

1 comentario:

andr dijo...

En aquél momento, según el lugar donde te tocara estar, eras de un bando o de otro. Muy franquista sería, pero sin el, el golpe del 23F triunfaría