martes, 30 de octubre de 2007

Aniversario


Aquí se viene a hablar de muchas de las cosas que pasan por el mundo, pero también es verdad a veces la historia de uno solo puede explicar la de todos los hombres. Por eso digo esto que digo.
Cuando alguien se siente feliz puede tener miedo de decirlo por si se fuera a romper algún hechizo que lo sostiene, pero a escribirlo no. Hay un culto antiguo a la tinta sobre el papel que nos tranquiliza.
Cuando se habla de amor lo fácil es decir que una historia estaba escrita desde antes de que se separaran los primeros electrones pero las cosas no son así. La verdad es que se construye o se derrumba todos los días sin tregua. Por eso no es algo que diga por decir porque yo también conozco ya el sabor gastado de las tardes en silencio, los platos sin fregar y el color de las cortinas.
Pero tampoco se puede dejar de ser un poco grandilocuente cuando se tratan de explicar las emociones. Puestos así, sólo puedo agradecer a los azares del tiempo y de la historia que me dieran a mí lo que negaron a todos los padres de mis padres y también a todos los demás hombres que aún aguardan por nacer.
La vida está llena de muchas casualidades que sólo cuando pasa mucho tiempo empiezan a tener algo de sentido, por eso reconforta pensar que no deja de ser cierto que esto que pasa sólo podía pasar aquí y ahora.
Lo siento por todos los chicos (quizá también por alguna chica), al final yo me quedé con la mejor y, seguramente, eso deberá hacerme mejor a mí.




(Esto se lo escribí hace hoy justo tres años, y hoy pienso igual)

1 comentario:

Small Blue Thing dijo...

¡Felicidades! :)