domingo, 14 de octubre de 2007

Españoles sin mérito


¿Realmente es posible sentirse orgulloso de ser español? Desde pequeños nos dicen que nos sentiremos más orgullosos de aquello que logremos con esfuerzo y no parece el caso. La gran mayoría de los españoles lo son porque sí, de nacimiento, nunca se le había ocurrido que pudieran ser otra cosa.
Incluso a los que sí se les ocurre --nacionalistas catalanes, vascos, también asturianos-- la imaginación no les ha dado para más y se conforman con ser del sitio donde nacieron, y eso no tiene mérito. No hace mucho éramos un país tan decadente que hasta se decía que españoles el que no puede ser otra cosa. Ya no es así. De hecho mucha gente se juega la vida para poder ser español.
Cruzan el mar en un bote saturado o se arriesgan a un arresto en un aeropuerto internacional. Algunos se alistan en el ejército para llegar a ser españoles y mueren por una patria que no los vio nacer.
Algunos de los otros, de los que sienten el orgullo de la lotería de su nacimiento, decidieron deshonrar el viernes con sus abucheos el silencio en respeto de esos caídos. Más que orgullo tienen soberbia, y cualquier día presumirán de tener cinco dedos en cada mano o de tener los ojos por encima de la nariz.
Lo mismo pasa con las religiones. El 99% de los cristianos, judíos, musulmanes o animistas lo son porque así se lo enseñaron, y nunca tuvieron dudas.
Ni siquiera la ley lo discute y ampara el derecho de los padres a adoctrinar a los niños en la fe de sus mayores. ¡Qué orgullo el de los que hacen el esfuerzo de ser otra cosa!.




(Aquí me las den todas 14-10-07)

No hay comentarios: