jueves, 11 de octubre de 2007

Aún hay clases


Las otras pornografias



El funeral fue la excusa. La familia del hombre que se prendió fuego en Alicante enterró el cadáver en su Rumanía natal, y el telediario de mediodía comprensiblemente, lo reseñó. Entonces, sin previo aviso, los que a esa hora contemplaban el informativo se vieron expuestos de nuevo a esas horribles imágenes de la autoinmolación de un hombre desesperado.
Lo mismo ocurre cada vez que se produce una cogida en una plaza de toros o en cualquier festejo carpetovetónico de la España cañí. Con la excusa de lo noticioso , los telediarios, y después, esa clase especial de inmundicia carroñera que son los programas de impacto los emiten con fruición.
Por suerte, todavía hay refugios. Ayer, en un programa de refritos que al menos exhibe cierto sentido crítico --Sé lo que hicisteis , La Sexta-- pude ver el ridículo de esa líder de la comunicación que es Ana Rosa Quintana. Entrevistaba a un hombre que lleva años luchando para que el portal de internet youtube.com retire unos vídeos en los que unos imbéciles vejan a su hijo, disminuido psíquico. Entonces, en plena entrevista telefónica con el protagonista, el programa se puso a emitir uno de los vídeos! El hombre no se cortó y les recriminó que hicieran precisamente lo que él luchaba por evitar. Tuvieron que retirar las imágenes, claro, aunque Ana Rosa aún intentó balbucir alguna excusa culpable de por qué emitían pornografía emocional.
(Me dice un asiduo de youtube que en ese portal cualquier video de contenido erótico o pornográfico es retirado en cuestión de horas. Faltaría más. Todavía hay clases).


José Carreño, hoy en La Voz de Asturias
Sí, siempre recurro al mismo para las ilustraciones, pero es que es buenísimo.

No hay comentarios: