domingo, 16 de diciembre de 2007

Ciudadania y menarquia


Como hay familias, pocas pero con predicamento, que consideran que la asignatura de Educación para la Ciudadanía se inmiscuye en la formación moral de sus hijos, el Tribunal Superior de Justicia de Asturias ha paralizado la asistencia de los niños a sus clases. Desde el principio, la oposición a la asignatura se ha basado en una cierta homofobia vergonzante que se disfraza de resistencia liberal, de gente de orden, de toda la vida.
Menos predicamento tienen otros padres que, seguramente, también consideran que lo que se enseña en las escuelas españolas también se opone a lo que dictan su moral y sus costumbres. Pero todo se andará y, seguramente, gracias al tribunal asturiano verán un cauce abierto a sus demandas.
Así, será menester que los jueces presten atención a quienes, rectos cumplidores de la sharia , no consideran correcto que las niñas acudan a clases de gimnasia, porque el chandal y el sudor del ejercicio no son cosas de mujeres como dios manda. Sería ocasión de estudiar en los tribunales si quienes ven lesionada su fe por las clases de música no deberían recibir también el apoyo a una suspensión de las clases, porque aunque escasos, son personas que también tienen una moral tradicional que desean transmitir a sus vástagos.
Lo cierto es que, en determinados sectores de la población, aun se cumple que con la menarquia las niñas dejen de acudir a clase, y quizá sería el momento de que tribunal asturiano les diera su refrendo definitivo para faltar, no a una sola asignatura, sino a todas ellas. Todo por la libertad de los padres.




(Aquí me las den todas, 16-12-07)

1 comentario:

Small Blue Thing dijo...

Mientras enseñen la melena, no hay peligro de que se rompa Ejpaña...

Qué país.