domingo, 30 de diciembre de 2007

Sinécdoque y competencia


En una viñeta del dibujante norteamericano Matt Bors un niño le pregunta a su padre por qué Papá Noel les trae peores regalos a los niños pobres que a los ricos. El padre se sonríe por la ingenuidad del nene y le explica que Papá Noel no existe y que la verdad es que hay pobres y ricos por la mano invisible del mercado que da riqueza a los que se esfuerzan trabajando duro. Al final el niño le comenta asustado a sus amigos que una mano invisible con billones de dólares gobierna el universo. El chiste es sobre la falsedad de creer en los espíritus, lo mismo en el de la Navidad que en el que creen los neoliberales.
Cuando conviene, claro está. Esta semana que va a poner punto y final al año, la patronal de los autobuses de transporte, con ALSA al frente, ha puesto el grito en el cielo por las rebajas del AVE. Dicen que les hace competencia desleal, sobre todo con las ofertas por sacarse el billete en internet.
ALSA, que ha valido a tantos asturianos para practicar la sinécdoque por autobuses, se resiste a regresar a ser una marca, nombre que les defina sólo a sí mismos, porque no quiere competencia, ni en tren. ¡Ah!, pero en el momento en que haya que hacer ajustes de plantillas y congelar salarios, no hay empresa que se resista a mentar los poderes sobrenaturales del mercado y la necesidad de apretarse el cinturón para competir mejor. Pues por el tiempo en que se presenta la polémica lo mejor será recomendar a la patronal que escriba una carta a los Reyes Magos. O dejen un diente en la almohada, para el Ratoncito Pérez.
(Aquí me las den todas, 30-12-07)

2 comentarios:

Eulalia dijo...

Bueno, en Barcelona tenemos a los autobuseros de huelga pidiendo 2 dias enteros de fiesta y seguidos, claro. Incluso algunos se han declarado en huelga de hambre frente al ayuntamiento, aunque, como decian los "polacos" de la radio, no se sabía si era por quitarse algo del peso ganado con las comilonas de Navidad.
Saludos y Feliz Año Nuevo.

Small Blue Thing dijo...

Jo qué potra tenéis los catalanes, Eulalia...