domingo, 25 de noviembre de 2007

Pago mis impuestos


"Yo pago mis impuestos" es un clásico de la protesta civil, sirve para que el ciudadano pueda llamar la atención a los servicios públicos cuando no lo hacen bien o con la premura que se espera; es un recordatorio de que el Estado está para servirle a usted y no al revés. Pero sin que ningún primo --que se sepa-- se lo propusiera, Mariano Rajoy ha hecho de la desbandada fiscal una de sus bazas electorales, asegurando que es posible que dejen de aportar a Hacienda siete millones de personas sin que se note nada, como si los hospitales y las carreteras se pagaran solos.
Toda una mesnada de autoproclamados liberales han aplaudido la iniciativa y los que no lo han hecho es porque, dicen, que se queda corta; que mejor que el fisco se quede en lo mínimo que las cosas van solas.
Ojalá fuera posible pero es de una ingenuidad insultante. Borges dijo que se hizo conservador de tan escéptico, pero vaya credulidad la de los que confían en la autorregulación del mercado en un país que tiene los precios más altos para el acceso a internet de todo el continente por pactos de las empresas. Y queda por saber, más allá de las nuevas tecnologías, a qué vienen estas subidas del pan, la leche y otros alimentos porque los que los producen los venden muy baratos.
Vamos que hay quien cree en el espíritu de la competencia como los niños en los reyes magos y cuando hay problemas de verdad se escudan en coyunturas fantasmales. Y mire, no. Arrégleme esto que yo pago mis impuestos.




(Aquí me las den todas, 25-11-07)

martes, 20 de noviembre de 2007

Los días de Mario


Hará cosa de un mes los yogures de la nevera comenzaron a enviar un mensaje. Como augures inconscientes, como profetas que no saben lo que dicen pero aciertan, llegó un momento en que las fechas de caducidad marcaron el día señalado. Lo que pasa es que lo dicen en silencio y uno no puede darse cuenta de la precisión del anuncio. Mientras tanto, no queda más que seguir las indicaciones habituales: de los supersticiosos los ciclos de la luna, y de los doctores los ritmos cardiacos, las mediciones de centímetros y los cálculos de gramos.
Ajeno a las numerologías, Mario siguió su propio camino y fue empujando a patadas los lunes, los martes y los miércoles hasta que llegó el jueves que le pareció más propicio. Vino poco a poco, abriéndose paso con la cabeza mientras esperaba a que el sol pasara de largo para que se pudiera apreciar con detalle exquisito los contrastes de cada minuto que va diferenciando los matices de la tarde y de la noche, momento a momento.
Luego por fin se decidió a asomarse y fue poniendo en el mundo sus brazos y los dedos de cada mano y sus dos pies, aquí para siempre. Mario lloró el llanto con el que reclaman su sitio en la vida todos los hombres y abrió los ojos. Desde entonces yo cuento el tiempo por los días de Mario, y los calendarios antiguos me parecen inexactos y borrosos. Como un balbuceo junto a una palabra, como si sólo a partir de ahora las cosas comenzaran a tener sentido.




(Aquí me las den todas, 18-11-07)



Y por esta buena razón, el blog va a tardar en actualizarse.

miércoles, 14 de noviembre de 2007

Actualidad real

Pasan muchas cosas a la vez: Hugo Chavez y Juan Carlos I han anunciado el cese temporal de su convivencia; el rey de España le ha dicho "¡por qué no te callas!" a El Jueves; y la infanta Elena ha castigado a Marichalar por una portada.





(El faro de Vigo)

¿O seré yo que confundo las cosas?

domingo, 11 de noviembre de 2007

Miserables (victimistas)

En la sentencia del 11-M los magistrados descartaron vincular el atentado con la guerra de Irak para no dar justificaciones al terrorismo. Entendió el tribunal que, a pesar de que los criminales fueron yihadistas salafistas, ponerle origen en la invasión a las bombas era darle cuerda al integrismo.
Tal conclusión no le vale a Aznar, y no porque definitivamente se haya replanteado el apoyo a la aventura mesopotámica sino porque --con sentencia o sin ella-- para el expresidente no hay complejo que valga a la hora de buscarle razones a la matanza. Claro que para el autor de Cartas a un joven español (dirigidas a un Santiago para que cierre) la víctima principal del 11-M es él, y los que iban en los trenes no más que daños colaterales en el camino al objetivo de "cambiar el curso político de España". Y dice que fue conseguido, aunque por lo menos "desgraciadamente". Más que víctima es victimista.
Le quedaría a Aznar la consideración de hombre coherente (aunque fuera más bien terquedad de preferir la montaña lejana al mar, o en su caso el desierto remoto) si no hubiera quedado en las hemerotecas el día en el que le preguntaron si sintió como propia la derrota en las elecciones y, en una hazaña de escaqueador que pasará a los anales de patria, despachó que él no se había presentado. Rajoy, como ya no es español joven, no tuvo más carta que la de recomendación, y para él los marrones. Para Mariano queda una frenada larga después de tres años de conspiranoia y no sabe si le llega. Aznar tira p´alante , ya se quejó de que digan que quieren conducir por él.


(Aquí me las den todas, 11-11-07)

jueves, 8 de noviembre de 2007

Terribles parecidos razonables.

Los de estos dos carteles.


Este es del Frente Popular de Asturias durante la Guerra Civil.



Este es de la Alemania nazi, una fraulein ara la tierra mientras el marido combate en el frente.

En honor a la verdad diré que la asturiana tiene mejor silueta que la teutona, y mejor brazo. Te da con la fesoria (la azada) y no lo cuentas, mientras que la campesina nazi tira de arado y sueña con bolcheviques. La conclusión: que en realidad, y aunque en la época se sintieran muy distintos, la estética característica de los años 30 y 40 impregnó por igual todo el arco ideológico. Hoy decimos que todo es márketing, que es igual el anuncio del candidato demócrata o republicano, pepero o sociata. Ya era así a comienzos del siglo pasado.


El cartel nazi me lo encontré aquí . Una maravillosa recopilación de todo lo que tenga que ver con la propaganda del III Reich, hará las delicias de los historiadores aunque también (desgraciadamente) de los nazis que aún pululan por aquí.

miércoles, 7 de noviembre de 2007

Las otras zetas

Anoche, mientras la programación interrumpía mi visión de los anuncios, caí en que la polémica a cuenta de la Z de ZP y Cebrián, no es nueva. Ni siquiera propia de España. Por ejemplo este anuncio:






Es de la aseguradora Zurich, que también hace un juego de palabras aprovechando la Z de su logo. Es, además, un uso muy común en el mundo anglosajón, donde la sustitución de la S por la Z se atribuye al habla infantil. Y así, un clásico --que se tradujo al castellano-- es Antz (Hormigaz).


Y seguro que, con la infantiloide Z anglosajona hay miles más de ejemplos. Sólo añado uno más, el de las muñecas Bratz (que yo traduciría por mocozaz) y que han tenido mucho éxito entre las niñas del país.

martes, 6 de noviembre de 2007

Eurotetris


Habilidad espacial y conocimientos de geografía, el juego definitivo. A mí se me da bien Europa en el nivel más alto, pero hay opciones de África, Brasil, Japón o Inglaterra ¿para cuándo uno de las comunidades autónomas españolas?



Para girar el estado dadle a la flecha hacia arriba.
Me lo encontré en Mira y calla.

Buuuuuu!!

Zebrián y ZP ze pelean por las zetas. Visto en Escolar. A parte de eso, qué triste la opinión del consejero delegado y académico sobre los blogs. Definitivamente lo mejor que se puede ser en la vida es ser joven. Aquí un abucheo para él.


lunes, 5 de noviembre de 2007

Cazador de niños

A César Vidal, cagalibros, experto en todo y primer hereje protestante capaz de acaparar los escaparates de la católica franquicia de las librerías San Pablo, le ha molestado mucho este cartel:



Es el de un festival de cine, con un niño que viendo Eyes wide shut se pregunta por qué se ven tantas chicas en bolas y tan pocos chicos, que debe ser lo que a él le apetece. Vidal --que hace bueno el dicho de que quien ve mierda en todas partes es porque tiene los ojos llenos de mierda-- ha acusado a los festivaleros de lobby gay con pretensiones de "cazar niños". Ahora le quieren denunciar a él. Muy común entre religiosos de toda laya confundir homosexualidad y pederastia, sobre todo para ver si cuela por lo que les toca. Pregúntense por qué la Iglesia católica expulsa a un sacerdote que se declara homosexual pero esconde de la justicia a los que les gusta tocar niños.

Bueno, Vidal es protestante. Para él este vídeo, el cazador de niños por antonomasia, y era predicador, como él.


domingo, 4 de noviembre de 2007

Miserables (industria)


Fuimos ingenuos si pensamos que la sentencia del 11-M iba a poner punto y final a las teorías de la conspiración. A pesar de que la lectura del juez Bermúdez comenzara con la refutación punto por punto de los clavos ardiendo a los que se fueron aferrando los conspiranoicos, desde la fragoneta a la mochila pasando porque todo el explosivo salió de mina Conchita.
Da igual, debe de ser confortable la burra porque ninguno de los jinetes quiere poner el pie en tierra, aunque el pollino se arrastre sin herraduras y le veamos las costillas de la poca consistencia que le queda.
Habrá que ponerse un poco marxista, en el mejor sentido de la palabra, para poder explicar esa tozudez, porque no se nos alcanza que tal cerrazón se mantenga sin enmienda a menos que dé muchos dividendos. Y parece que sí.
Al fin y al cabo hay todo un cúmulo de medios de comunicación y expertos de lo paranormal que llevan tres años y pico haciéndose de oro a base de libros de enigmas y claves, o documentales con (a estas alturas de la galaxia Gutemberg) imágenes subliminales del anagrama de ETA.
A los de la multinacional Gap les acaban de pillar con niños esclavos en sus talleres de la India. Seguramente lo sabían y les daba igual pero se han hecho los horrorizados porque había cámaras delante. La industria española de lo facha no es así, va a seguir exprimiendo esa fruta tan sabrosa de los malos instintos de la gente. A cuenta de casi 200 muertos; qué rica está la sangre, qué fashion que es hoy ser un vampiro.
(Aquí me las den todas, 04-11-07)

sábado, 3 de noviembre de 2007

viernes, 2 de noviembre de 2007

Potter, versión extendida




A mí me mola Harry Potter. Me parecen unos libros muy entretenidos. Además, y esto da para una tesis, creo que la saga del mago será el primer caso de frikismo global (pero verdaderamente global) dentro de 30 años, cuando los peques que han leído estos libros pasen por las hormonas y el acné, se hagan adultos y empiecen a mirar con nostalgia la infancia. Star Trek, reconózcanlo ya, fue un fenómeno exclusivamente norteamericano; Star Wars pertenece en realidad a la era VHS, ya veremos lo que da de sí El Señor de los anillos (las primeras películas que fueron hechas para ser vistas en DVD); pero Harry Potter es toda una promesa del siglo XXI.







Para alimentar esa esperanza (yo cuento con que un día se digan cosas como "tu padre es listo pero tu eres un squib" y el chiste se entienda en todo paralelo y meridiano) esta noticia. Rowling se ha escrito a mano los cuentos del bardo Beedle, con dibujitos y todo. Es una edición limitada y multimillonaria porque se vende en subasta.



Versión extendida porque se trata de un libro de cuentos clave en la trama del libro final de la saga. En concreto un relato "Los tres hermanos" que está en castellano aquí.

Que le aprovechen lo dibujos a los aficionados.

jueves, 1 de noviembre de 2007

Veladamente hablo del tanga


Yo que estudié del bachiller a la Universidad (incluída) en centros religiosos (católicos, vaya) tuve que aguantarme los veranos con pantalones largos. Aunque las chicas podían lucir (yuhu!!) sus piernas en shorts o minifaldas, a los chicos se nos prohibía expresamente vestir bermudas. En el bachillerato le pregunté a la profe de mates el por qué de esa discriminación y me respondió que me dejaría lucir cachas si me depilaba. Hoy lo hubiera hecho y casi me atrevo a decir que enseñaría medio muslo, pero entonces era un adolescente demasiado acojonado por la presión social.


¿Pueden ir las chicas musulmanas a la escuela con velo? ¿pueden ir las profesoras? Sí a la primera pregunta con matices, rotundo no a la segunda. Estoy totalmente en contra de los centros concertados, mi opinión es que todos los fondos públicos deben dedicarse exclusivamente a la escuela pública. No aceptaría una profe con velo, de cualquier tipo, en una escuela pública (tampoco a una profe monja con su hábito, tampoco a un profe budista con túnica naranja). Mucho menos estaría de acuerdo en que se concertase un colegio musulmán en el que se pudiera hacer. Me horrorizan las ayudas a centros del Opus donde estudian separados niños y niñas. Quizá convenga decirlo a esta altura, no sólo soy ateo, la mayor parte del tiempo soy profundamente antirreligioso.


Pero no 24 horas al día. Hay muchos tipos de velos, desde un pañuelo que cubre el pelo y la nuca al burka afgano que difícilmente se verá en la ESO. Claro que creo que cada cual debe ir como quiera, con una precisión importante. Yo, como Zizek, pienso que sólo es libre la mujer musulmana que no va con velo, la que sigue la tradición no lo es.


¿Debe primar el derecho a la educación sobre cualquier circunstancia? Bueno claro, mejor aprender matemáticas (y gimnasia o música o Educación para la Ciudadanía) con velo, que no saber nada de nada y perpetuar roles machistas que repugnan en el mundo islámico tanto como en el europeo, ¿o no se acuerda? Aquí gracias a La huella digital , el contrato de una maestra en España en 1923. No dice nada de velos pero piden dos enaguas.


Yo prefiero esperar a que la niña me diga que no quiere llevar el velo. Quiero que se ponga a prueba la capacidad del Estado para resistir el sacrosanto y tantas veces esgrimido (sobre todo por los católicos) derecho de los padres a educar a sus hijos según su criterio. Bonitas palabras que esconden, a veces, la semilla de la tiranía. En el primer caso que se dió en España de nena con velo en clase, el padre demostró su paranoia. Sí, aquel día defendía el pañuelo inofensivo de la chica, pero advertía que le daban asco las playas españolas con todos esos bikinis de satán y que esperaba que la suya nunca tocara la arena ni el Nivea.


Vamos, que a mí el velo me da igual o me da poco. Yo me tapé las piernas, ahora bien. Desde aquí me conjuro con todos los que se me unan a luchar hasta la muerte por el derecho de esa chica a hacer un día top less si le place, a partirle la cara al padre si ella quisiera ponerse tanga. Y lo que me da miedo es que en una hora verdadera como esa quienes menos te lo esperas (o quizá no) puedan fallarte.