lunes, 7 de enero de 2008

Hostias, en broma y en serio

En broma (como todo ha salido bien se puede decir). Mi teoría para explicar la violencia del asalto a la casa de José Luis Moreno es que, en principio, los atracadores tenían intenciones pacíficas pero su elevada educación estética les llevó a darle una paliza a Moreno dado su pésimo gusto y lo hortera de la decoración del chalet. En nombre de la belleza, dos hostias estaban justificadas.

En serio. La tortura es tortura la haga quien la haga. Ya se verá, pero romperle una costilla a un etarra, presunto, está muy mal. Ni los terroristas se merecen eso. Y además es un error muy grave, porque da argumentos a quienes defienden que España es un estado opresor.

2 comentarios:

Small Blue Thing dijo...

Si haces oficial el Quenya me suicido, tío.

(y no voy a decir nada de por qué hacemos posts de lo malos que son los que dan mantas de hostias a etarras_ que lo son_ pero nunca los hacemos de las palizas que dan los mismos uniformados a rateros, borrachos y yonquis, que hemos empezado el año...)

Lordo dijo...

Totalmente de acuerdo, más aún me apunto a lo que dice Toño Fraguas
http://lafragua.blogspot.com/2008_01_01_archive.html

Pero eso, llamar a las cosas por su nombre es lo que nos diferencia de ellos.