domingo, 20 de enero de 2008

Para padres animistas


El caso de Gallardón y de quien lleva los pantalones en el PP de Rajoy (por usar una terminología desfasada, como se merece el tipo) se comenta casi solo. Y si no, ya lo harán muchos otros en este domingo, para desgracia de Zaplana que le auguró a la polémica no más de 72 horas de vida.
Quizá se limite todo a ver quién dirigirá la oposición en los próximos cuatro años, pero mientras haremos mejor en ver cómo se realiza ahora más allá de los escaños, directamente desde los tribunales. Así se deduce de la decisión del Tribunal Superior de Justicia de Asturias de mantener sin clases de Educación para la Ciudadanía a los hijos de los padres que ven en esta asignatura nada menos que "el mal" hecho libros de texto, y al diablo acomodado en horarios lectivos esperando que llegue el tiempo del recreo.
El tribunal asturiano echa una mano en lo que puede, aunque a la vez se la lava sin querer entrar al fondo de la cuestión. Y abre nuevas preguntas, ¿darían nuestros jueces el mismo trato a padres preocupados por otras asignaturas que no profesaran la religión mayoritaria? Es decir, y es un decir, ¿se librarían los hijos de un creacionista de estudiar las pérfidas doctrinas darwinistas que se enseñan Biología?, ¿podría un animista eludir las materias en las que se utilicen fotografías por su segura convicción de que para realizarlas se ha robado el alma de los fotografiados?
La educación está para ofrecer un amplio panorama general a todos los niños, vengan de donde venga, y que elijan de adultos. Otra cosa es perpetuar los guetos.



(Aquí me las den todas, 20-01-08)

No hay comentarios: