domingo, 13 de enero de 2008

Qué familias peligran


Todavía no había acabado la Guerra Civil, y Franco ya iba disponiendo lo que tendría que llegar. Ya en octubre de 1936 se aprobó, en las zonas que controlaba la insurrección, la anulación del divorcio y de los matrimonios civiles. Cautivos y desarmados todos los que se habían opuesto a su golpe, tres años después fueron muchas parejas las que se encontraron con que su unión ya no valía nada, la boda se la llevó el viento de acero, y no les quedó más remedio que agachar la cabeza y santiguarse. O casorio en el altar o nada.
Salvando las distancias (que son unas cuantas pero menos de las que nos gustaría), el PP con Rajoy al frente, ya ha anunciado que les gustaría volver a repetir, si quiera un poco, la historia. Y que, de ganar en las urnas, habrá que estudiar "caso por caso" que será de medidas como el matrimonio entre personas de distinto sexo o el denominado (por sus opositores) divorcio express .
Rajoy lo dice con la boca pequeña, para que no le caigan comparaciones como la que aquí se hace. Sin complejos lo hace su presidente honorario, Manuel Fraga que, al fin y al cabo, fue partícipe de los gobiernos de la tiranía y no se corta un pelo para sostener, a estas alturas de la película, que sin ese régimen --tan estricto-- no tendríamos hoy democracia.
Van a tener razón obispos y cardenales cuando nos advierten tanto de que la familia está en peligro. Pero claro, no la de las personas que siguen sus doctrinas, sino la de todos aquellos que en estos cuatro años optaron por casarse con quien aman, sin saber de géneros.



(Aquí me las den todas, 13-01-08)


La foto es de Micockring...

1 comentario:

Small Blue Thing dijo...

¡Por supuesto es de micock!

Entra en La Verdaz y verás su última obra maestra :D