miércoles, 13 de febrero de 2008

Ojos que se ofenden

Coincidencias. Parece que El País hoy la toma con imágenes que ofenden. Un desnudo de Cranach el Viejo que no quieren poner en el metro de Londres para "no herir sensibilidades"; y otra la del profeta Mahoma con una polémica que ha bloqueado un artículo de la Wikipedia. Ya va ser rasgo editorial de este blog colgar cualquier imagen que cree debate





Con todo, quizá lo más interesante y relacionado con esta discusión es la entrevista que le hace el diario a Ayaan Hirsi Ali, la diputada holandesa hipercrítica con el Islam que se fue de los países bajos después de que se descubriera que había falseado datos a la hora de pedir asilo, a su llegada de Somalia. Hay cosas que me gustan de Ayaan, como su fiero ateísmo, que yo comparto, y otras que no, como su desprecio a la mano blanda europea en general.

De la entrevista destaco que considere tanto al Islam como al Cristianismo "incompatibles con la democracia", y la necesidad de ahondar en la separación entre Iglesia (religión) y Estado. No comparto, claro, su idea de que la retirada de España en Irak fuera un error. Al contrario, cada día que pasa me reafirmo en que fue un acierto y más hacerlo como se hizo, de la noche a la mañana y tras un mandato electoral. Los que se quedaron sí que tienen problemas ahora para irse, y todos quieren hacerlo.

Diré más, no tiene razón Ayaan en que la retirada española "dio la razón a los elementos más radicales", y no la tiene por el mismo motivo que ella aplica a la polémica del velo: "Debemos cubrir nuestro cuerpo para que él no se excite; debemos permanecer encerradas en casa, para que él no se excite. Esta moral, que pone toda la responsabilidad sobre la mujer, es lo que hay que discutir".

Pues eso Ayaan nos fuimos porque quisimos nosotros, no porque hayan querido ellos. Esa responsabilidad que toda ella nos pones a nosotros, es lo que hay que discutir.

1 comentario:

Small Blue Thing dijo...

Tres cosas:

1) Te ha tocado un meme:)
http://cristaljar.blogspot.com/2008/02/meme-libro.html

2) Lo del metro de Londres no tiene nada que ver con nosotros. Joder, somos como el AVECREM, valemos para enriquecer cualquier caldo de las gilipolladas de otros.

3) Ayaan Hirsi Ali es una hija de la gran puta.

Dicho esto, como con María San Gil, me partiré la crisma con quien la amenace... cuando la amenace de verdad. Que por eso y otras cosillas más la echaron del PP holandés. Ahora trabaja para Murdoch... ah no perdón: "se ha tenido que exiliar".

Es más, teniendo en cuenta su nombre y su apellido, empiezo a dudar incluso que su familia fuera musulmana.