domingo, 30 de marzo de 2008

Sadomaso histórico



Quizá porque la Semana Santa aún le queda muy cerca, Aznar se dolió de que la leyenda negra haya calado en el imaginario colectivo, que España sea propensa --en su opinión-- a fustigarse, y que los españoles tengan cierta inclinación "al masoquismo histórico".
Antes de leer la noticia completa parecía que el expresidente había encontrado una nueva parafilia, de amantes de la sumisión que cambian su fetiche de cuero y látex por el chambergo y la gola. Pero, claro, no era eso.
Lo cierto es que lo más sadomaso de la historia de España es aquel vivan las caenas que gritaban los partidarios del absolutismo en el XIX. Y toca recordarlo porque otro insulto de esa época, afrancesado, fue lo que recuperó la carcundia para atacar a quienes se oponían a la guerra de Irak. Hoy también los conservadores miran a Francia, pero por devoción de Sarkozy, en vez de Carla Bruni, y eso sí es masoquismo.
No, Aznar quiere una mirada a nuestra historia sin complejos (a él la vergüenza de Merkel en el parlamento israelí debió parecerle naziexplotation). Venga vale, pero si no masocas, reconozcamos que la española es una historia plagada de sádicos, con mucho potro y sambenito al lado de la iglesia, con hogueras anteayer y garrote vil ayer.
Todavía tenemos marcas en el callejero de los últimos depravados que nos gobernaron. Añadió Aznar que le preocupa que la sociedad se aburra de "la normalidad democrática". No será nuestro caso, aquí la crispación que él inició siempre nos tiene muy entretenidos.

(Aquí me las den todas 30-03-08)

2 comentarios:

factoria7gritos dijo...

Te invito a apoyar con tu firma online la campaña de apoyo a las bibliotecas y bibliotecarios/as de Oviedo.

Saludos :-)

Fétido dijo...

Amo a Aznar. Si no existiese habría que inventarlo.
Describe a la perfección a 10 millones de compatriotas: mediocre, justito de luces, incoherente, hooligan y ególatra.
Una perla.