miércoles, 23 de abril de 2008

Aguirre y el efecto Axe

Si el PP fuera el país de Oz, hoy Esperanza Aguirre sería la bruja del centro, no más puntos cardinales. Pero sólo por una cuestión geográfica, que no ideológica. Y es que la presidenta de Madrid presume de liberal pero estas ideas en su caso se limitan a la mera privatización de servicios públicos; anteayer le dio por decir que en el PP no eran homófobos, ellos que llevaron al Senado a Aquilino Polaino para llamar enfermos a los homosexuales.



Otro día discutimos de ideas, de momento la batalla en el PP, pese a lo que diga Aguirre es un "quítate tu para ponerme yo", y si no da el paso es porque, de esta, no llega con bastantes avales. Piensa, a día de hoy, que podrá para la siguiente.



O no, Esperanza se revuelve y ataca aunque luego esconda la mano cuando le pregunta el que se llevó la pedrada. Fraga ayer le dijo que callada está más guapa, hoy contesta que no le van las mordazas, mañana nos dirá que esta historia se la inventaron los periódicos. En 59 segundos todo fue un sí pero no, quizá, ya veremos... Aunque hay algo que quedó claro, si Rajoy cuenta con Gallardón, ella dará el paso mejor hoy que mañana.



Quisiera hacer un homenaje misógino a los babayos que cargaron contra las ministras y que recopiló Escolar. Aguirre se ha desmarcado aplaudiendo a Chacón pasando revista, pero estas dudas con Mariano, esa dependencia de los pasos que dé Gallardón, dan para muchos chistes machistas y yo sólo haré uno:

Va ser cuestión de perfume, de feromonas. Pero no soy original (de hecho esto es un plagio), ya lo hizo esta marca con Hillary Clinton y Barak Obama.

No hay comentarios: