sábado, 19 de abril de 2008

Pie de foto para Berlusconi



Ahí están, dos hombres poderosos, dos líderes de una nueva era en la que ya ni importan las formas, no vacilan en mostrar con descaro sus abusos, su desprecio por los mimbres de la democracia. El nuevo despotismo no tiene nada de ilustrado, es fanfarrón y chulo.

Berlusconi ha elegido a Putin para su primera visita tras su tercera elección. Un pregunta incómoda (y banal porque era sobre el divorcio del ruso) en la rueda de prensa llevó al Cavaliere a fingir un disparo hacia la canallesca. Broma más que pesada, más que el plomo, un auténtico agujero negro del humor del que no puede escapar la luz, porque se hace en un país donde mueren a balazos, esos sí de plomo, de verdad, los periodistas incómodos para Putin.

Ahora primer ministro, Putin sonríe. Ha pillado la broma. Berlusconi es para la clerigaya italiana la gran esperanza contra el peligro laico de ZP.

Que les perdone el padre al que rezan porque no saben lo que hacen.

1 comentario:

El que dice ¡Ni! dijo...

¡Bravo! Qué reflexión tan genial sobre el subtexto de la lamentable actuación de Berlusconi. Además me ha encantado el estilo, muy bien escrito, elegante y directo. Chapeau.