domingo, 4 de mayo de 2008

La ideología de género



Está bien defender lo que uno cree hasta las últimas consecuencias. Deja de estar tan bien cuando hay que disfrazar las convicciones detrás de recargados eufemismos. No ocurre otra cosa con los casos de objección a la asignatura de Educación para la Ciudadanía y por si quedaba alguna duda, ha quedado despejada del todo por el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía.
Según estos jueces es posible educar a los alumnos en el rechazo a la discriminación machista o racista, pero el término "homófobo" les resulta inseparable de una recién traída "ideología de género" que, según dicen, no reconoce el sexo sino la orientación sexual, y eso es ya meterse en el terreno de la moral familiar.
Les honraría más haber dicho a las claras algo así como "mariconadas, en mi casa no", porque es a lo que se reduce la sentencia. ¿No podría un padre integrista argumentar que la discriminación machista no es sino ideología igualitarista occidental?, ¿no podría un racista insistir en que negar las razas es una ideología genetista moderna?
Claro que no, nadie les tomaría en serio a estas alturas. Y, sin embargo, el tribunal andaluz ha querido tomar en cuenta un argumento así de banal porque la homofobia cuenta con el apoyo de medios de comunicación conservadores, de la Iglesia Católica y de un reducto de reaccionarios fatales cada vez más pequeño pero que está muy bien colocado.
Todo sostenido además, con la ingenua creencia de que lo que se enseña en la escuela queda grabado a fuego en los alumnos. Si yo ya no sé hacer ni raíces cuadradas.


(Aquí me las den todas, 04-05-08)

1 comentario:

Small Blue Thing dijo...

Pues yo no puedo dejar de acordarme de las clases de Derecho Canónico de Religión de Tercero de BUP... ;)

¡Asignatura obligatoria las hacía yo!