domingo, 18 de mayo de 2008

Será por vicio


Ese humorista genial, José Suárez Arias-Cachero, que además ejerce como concejal de Cultura en Oviedo --el que una vez dijo que su ayuntamiento no acude a la Feria de Muestras porque es franquista (la feria, no la corporación)-- tuvo el viernes otro de sus momentos cómicos cuando, para hacer de más los derechos de los que hablan asturiano, los contrapuso a los de los transexuales, que son más minoría y les pagan la operación.
Dada la convulsión ideológica que vive el PP no extraña que desde anteayer se hayan vuelto favorables a la oficialidad, pero a la vehemencia del converso hay que recordarle que no se pase de la raya y que los derechos de otros no suelen restar a los nuestros.
Es decir, en el desdén de Cachero hacia los transexuales hay un prejuicio disimulado y muy común de que quien se cambia de sexo lo hace por vicio y no por necesidad como si la disforia sexual fuese un invento de refalfiaos (y así lo creen los objetores de Educación para la Ciudadanía y algunos jueces en Andalucía).
No parece muy lógico, pese a todo, que nadie se someta a una intervención quirúrgica de varias horas y con riesgo de perder la vida por chinchar a los defensores de la familia como dios manda. Al humorista que vive dentro del concejal le faltaron reflejos y hubiera hecho mejor chiste si hubiera denunciado que hay quien cree que quienes se expresan en asturiano lo hacen por vicio, por fastidiar, y no es así. Que los problemas lingüísticos no se resuelven operándose la laringe. Mejor me callo, no sé para qué doy ideas.



(Aquí me las den todas 18-05-08)

No hay comentarios: